c/ Tuset, 20, 4º
08006 Barcelona
ESPAÑA
Tel. (+34) 93 368 76 68
Fax (+34) 93 237 33 92
info@valls-abogados.es

Formas de entrar en el mercado español y una oficina de representaciónFormas de entrar en el mercado español y una oficina de representación

Entrada en el mercado español a través de una oficina de representación y su relación con el IVA y el Impuesto sobre Sociedades

18.03.2011

Una pregunta muy frecuente en nuestro despacho son las consultas sobre los efectos para el IVA de que una empresa extranjera desarrolle una actividad en España a través de una oficina de representación. Esta es una de las formas más sencillas de entrar en el mercado español. En este caso, la empresa extranjera no necesita constituir ninguna sociedad en España ni tampoco una sucursal.

Es suficiente tener uno o varios empleados que se dediquen a dar a conocer los productos o servicios de la empresa extranjera, pudiendo ser estos empleados españoles o extranjeros. La ventaja es que la matriz extranjera continuará facturando directamente sin cambios a través de la misma matriz. La devolución del IVA soportado en España que acumule la entidad extranjera por sus gestiones en España se obtendrá por la vía del procedimiento para empresas no establecidas (Directiva 2008/9, si la matriz es de la UE) ya que la empresa extranjera en España no es sujeto pasivo del impuesto al no haber IVA repercutido (por no realizar ventas en España). A modo de ejemplo, se pueden mencionar las consultas de la administración tributaria de 27.2.2002 y 22.12.2005.

Debe mencionarse que desde el punto de vista del Impuesto sobre Sociedades es importante que la empresa extranjera desarrolle la parte más importante del negocio (p.e. firma de contratos) directamente desde su país y que los empleados solo desarrollen una tarea limitada a la búsqueda de clientes.

De esta manera se evita que la empresa extranjera tenga un establecimiento permanente en España a ojos del Impuesto sobre Sociedades (conforme lo establecido en el art. 5 del modelo de la OCDE de Convenios de Doble Imposición). De tener un establecimiento permanente en España los beneficios obtenido en nuestro país se gravarían al 30%, que es el tipo aplicable para el Impuesto sobre Sociedades.

De todos modos, la constitución de una oficina de representación exige el cumplimiento de ciertos formalismos así como una adecuada planificación previa de las operaciones que realizará la empresa en España. Este sistema también es aplicable para las empresas españolas que deseen entrar en mercados extranjeros.

Volver arriba